La aplicación del Plan Bolonia en la Universidad de Santiago de Compostela (USC) no deja de generar conflictos. Este plan reaccionario, como tantos otros, se ha realizado sin aportar ni un solo euro. A esto se ha sumado el recorte de plazas funcionariales de la Xunta de Galicia (que sólo renovará uno de cada diez) y la abultada deuda que padecen universidades como la de Santiago.
Estos problemas han generado una difícil situación en cuanto a la coexistencia entre el Plan Bolonia y el antiguo plan de estudios. Al no haber recursos, la Vicerrectoría de Grado ha planteado un plan de extinción para las licenciaturas que reduce las convocatorias de seis a cuatro; el período para acabar estos estudios de 2015 a 2012 y que elimina asignaturas para la especialización. El objetivo: obligarnos en la práctica a cambiarnos al plan nuevo (de pésima calidad) sin gastar un euro o expulsarnos de la enseñanza superior.
El pasado 24 de noviembre, y tras varias asambleas, concentraciones y manifestaciones, una asamblea general convocada por estudiantes de la facultad de Historia, el Sindicato de Estudantes, Comités y Agir, aprobó la convocatoria de una huelga general para el 16 de diciembre en toda la USC para exigir al rectorado el mantenimiento de las condiciones actuales en las licenciaturas.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas