En Navarra acabamos 2011 con 46.946 personas en paro. En abril de 2012 los parados eran ya 50.900 y muchos de ellos ya sin la prestación por desempleo o con el subsidio agotado porque llevan varios años en la misma situación. Eso se nota en el aumento de la población en riesgo de pobreza que, según Cáritas de Navarra, alcanza a 66.000 personas, tomando como referencia la renta nacional, pero que subiría a 120.000 si la referencia fuese la renta de la comunidad autónoma. Todo esto está en la mente de los trabajadores y los jóvenes y en la participación en las movilizaciones que se suceden. La huelga general tuvo una de las respuestas más altas de todo el estado en Navarra. La lucha contra los recortes en educación está haciendo que tengamos tres días de huelga (22, 29 y 31 de mayo) con una respuesta masiva, tanto de profesores como de estudiantes y de padres. Las asociaciones de padres Herrikoa y Sortzen Ikasbatuaz han convocado una manifestación de toda la comunidad educativa para el sábado 2 de junio y cuenta con el respaldo de los sindicatos y asociaciones estudiantiles, por lo que promete ser tan masiva o más que la del 22 de octubre pasado donde estuvimos más de 30.000 personas protestando contra los recortes que ahora se están incrementando.
Por otro lado, la aplicación de la reforma laboral está suponiendo que las cifras del paro se vayan a disparar aún más. Ahora mismo hay luchas contra EREs en Asientos Esteban, empresa dedicada a asientos para autobuses, trenes, etc., donde no sólo presentan uno de rescisión de contratos de 81 trabajadores, sino que además quieren que los que se queden modifiquen sustancialmente sus condiciones de trabajo: salario, jornada, complementos, etc.
También los trabajadores de Inasa, en Irurtzun, han vuelto a la huelga indefinida que habían interrumpido para negociar, ya que la empresa se niega en redondo a aceptar lo que plantean los trabajadores y sigue con su propuesta de reducción del 35% del salario y en otros aspectos atenerse a lo que diga el convenio provincial, no a las mejoras conseguidas por la lucha de los trabajadores, lo que significaría un retroceso muy importante en las condiciones de trabajo. Como explican los trabajadores de Asientos Esteban: “Nuestro expediente de regulación de empleo es un claro ejemplo de lo que pueden hacer las empresas con la reforma laboral. Su aplicación es perversa e impide cualquier tipo de negociación”.
Está claro que los trabajadores están esperando que los dirigentes sindicales planteen un programa de lucha contundente para echar atrás la reforma y no concentraciones nocturnas que no atraen a casi nadie. Debemos presionar a los sindicatos para que recuperen una acción sindical combativa, donde las asambleas de los trabajadores sean quienes decidan qué se acepta y qué no y luego se luche hasta el final para tratar de conseguirlo.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas