La multinacional IMA Ibérica-Prestima presta servicios de asistencia a empresas como Lagun Aro, Sanitas, Seguros Ocaso, Línea Directa o Autoclub Mutua, tras imponer un ERTE fraudulento rechazado por la mayoría del comité de empresa, ha dado un paso más en sus ataques a los derechos laborales y sindicales. Pocos días después notificó al presidente del comité, Jamal Kessou, su despido por dañar la imagen de la empresa. La razón: enviar una carta a varias empresas clientes informando sobre el ERTE y sus consecuencias, entre ellas un posible perjuicio del servicio por la disminución drástica de la plantilla.

Entrevistamos a Jamal Kessou, y a Aitzol Arribillaga, delegado por CGT y miembro de Izquierda Revolucionaria.

El Militante.- ¿Por qué se produce tu despido?

Jamal Kessou.- Los problemas empiezan cuando anunciamos que íbamos a denunciar el objetivo de la empresa de implantar una plataforma low cost en Portugal que iba a suponer una amenaza para nuestros puestos de trabajo y condiciones laborales.

A partir de ese momento la multinacional intenta en todo momento quitarnos derechos: acabar con el plus de experiencia, que estaba recogido en el convenio, ampliar la edad para trabajar en el turno de noche a personas de más de 50 años o que la nómina esté vinculada a objetivos.

El despido es un gesto de venganza por estas y muchas otras cosas, pero fundamentalmente por no haber aceptado que puedan hacer con las y los trabajadores lo que quieran.

Hemos luchado por tener los mismos derechos que tienen el resto de filiales. Si nosotros estamos peor se utilizarán nuestras condiciones más precarias para justificar recortes en  otras zonas. Por eso hay que defender nuestras condiciones frente a cualquier recorte aquí, en Francia o en Portugal.

Aitzol Arribillaga.- Nos encontramos ante un gravísimo ataque sindical. La empresa justifica el despido del presidente del comité por haber dañado su imagen. Con este argumento mañana no se podrían hacer campañas públicas que denunciaran los abusos empresariales, recogidas de firmas, e incluso no se podría publicitar una huelga. Esta multinacional está cercenando los derechos sindicales y el derecho fundamental a la libertad de expresión.

EM.- ¿Por qué habéis rechazado la aplicación del ERTE?

JK.- Incluso la UGT, que lo ha firmado, reconoció hasta el final que no veía las causas. Señalaron que el ERTE era por motivos organizativos y les hemos planteado que el problema es que hay más jefes que técnicos, más de 27 cuadros con salarios muy importantes. Nuestra filial es la que menos repercusiones ha sufrido por el Covid-19 habiendo caído solo entre un 2 y un 3%. El informe pericial para justificar el ERTE señalaba incluso la posibilidad de nuevos contratos y líneas de negocio.

Resulta surrealista que en un informe para justificar un ERTE se señale esto. El sector de seguros es uno de los sectores más fuertes y lucrativos junto a los bancos. Por otro lado, al tiempo que se planteaba el ERTE se denunció el convenio de empresa, que llevaba más de 15 años caducado.

AA.- La realidad es que la empresa tiene planes globales de reestructuración y la crisis del Covid-19, como a muchas otras empresas, le ha venido muy bien. Ya antes de la pandemia hubo un intento de implantar el Plan 2020 que suponía recortes muy importantes, entre ellos respecto al disfrute de nuestras vacaciones. Este plan se tumbó cuando la mayoría de la plantilla votó contra el mismo y en favor de convocar una huelga. La empresa lo retiró antes de que se iniciara el paro. Ahora están aprovechando para implementar en parte este plan. Ante del ERTE, en pleno confinamiento, llamaron a muchos trabajadores y les obligaron a cogerse una semana o más de vacaciones.

La empresa, en los meses de verano, contrata personal hasta el punto de duplicar la plantilla. Solo con dejar de realizar estas contrataciones se podía sin problema evitar el ERTE. Obviamente les dio igual, ya que lo que plantean son ajustes que ya tenían en mente antes de la pandemia.

EM.- ¿Cómo estáis respondiendo al despido y resto de ataques?

JK.- Hemos convocado durante y después de la negociación del ERTE asambleas informativas para que el personal tenga conciencia y conocimiento de todo, y para trasladar que no se trata solo del ERTE. Se están implementado cambios de jornadas ilegales y no ha habido negociación de un contrato con el teletrabajo, viéndose obligada la gente a pagar de su bolsillo la conexión a internet o el incremento de gastos en electricidad, que a su vez la empresa se ahorra, o no facilitando las sillas ergonómicas de cara garantizar nuestra salud.

A nivel legal estamos impugnando el ERTE ya que lo han negociado con la sección sindical de UGT, que actualmente tiene 3 delegados de los 12 que hay, en vez de negociarlo con el comité, tal y como se acordó por el propio comité de empresa. Estamos haciendo público el conflicto con comunicados en Facebook, en Twitter o en Instagram, y hablando con las demás filiales de Bélgica, Francia, Italia.

AA.- Es importante entender que nuestra mayor fuerza es la denuncia pública, y la movilización y la huelga. La negociación por sí misma, si no se acompaña de esto, es impotente. Por eso mismo necesitamos reivindicar un sindicalismo que plante cara a la lógica capitalista.

Yo estoy organizado en Izquierda Revolucionaria; esta militancia es lo que me permite contar con sólidos argumentos para impulsar un sindicalismo combativo y de clase.


Teoria Marxista

enlaceClasicos