Seis mil euros de fianza y 23 días de secuestro por parte de la derecha es el precio que ha tenido que pagar la responsable de organización de la CGT de Catalunya para poder salir de la cárcel. Su “gran” delito fue quemar un puñado de billetes falsos en una caja de cartón delante de la Bolsa de Barcelona, en un acto de performance que representaba la repulsa a la política financiera y a la banca el día de la huelga general del 29 de marzo.

Laura actuó como millones de trabajadores que salieron a la calle ese día, para demostrar su repulsa a todos los ataques que la derecha está volcando sobre la clase obrera de este país. El día de la huelga general, la derecha mostró cómo defendía con sus garras sus intereses. Esto es solo el principio ya que son capaces de mucho más y no hay duda de que lo iremos viendo muy pronto.
El caso de Laura es un ejemplo muy grave de lo que le pasó el día de la huelga general a muchos sindicalistas de otras organizaciones tales como CCOO, UGT, LAB y ESK o los estudiantes en Valencia, que fueron salvajemente reprimidos en febrero. Los medios de comunicación de la derecha, como de costumbre hicieron su papel en contra de dirigentes del Sindicato de Estudiantes y otras organizaciones estudiantiles, como por ejemplo los jóvenes de AEP, que fueron encarcelados con presos comunes. No ahorraron recursos ni energía en intentar desprestigiar a las organizaciones obreras en general. El comentario del alcalde de Barcelona en una entrevista, diciendo que no descartaba ilegalizar algunas organizaciones, aludiendo a CGT, muestra lo que realmente quieren hacer este tipo de “respetables y democráticos” señores y señoras. Todo esto forma parte de la estrategia general de los capitalistas, que quieren amedrentar a la clase obrera reprimiendo y encarcelando a sus dirigentes para enviar un mensaje claro: “mirad lo que hacemos con vuestros representantes, portaros todos bien y no acabareis como ellos”.
Toda esta estrategia represiva es empleada para tener el camino libre y sin obstáculos para poder saquear las conquistas de la clase obrera, ganadas en luchas anteriores y pagadas en muchas ocasiones con la vida de compañeros.

Ningún ataque sin respuesta

CGT ha hecho una campaña de protestas por la liberación de Laura con concentraciones en varias ciudades del país. También se ha firmado un manifiesto exigiendo la libertad de Laura y contra la represión por parte de los sindicatos de ámbito estatal CGT, CCOO, UGT, USO, CNT-AIT, Confederación Intersindical y Solidaridad Obrera. Y por fin han liberado a Laura.
Pero todos sabemos que esto no queda aquí, no olvidemos que otros compañeros de otras organizaciones sindicales y estudiantiles también sufrieron en sus carnes el yugo de la derecha en estas últimas luchas. Atacando a nuestros representantes atacan al conjunto de la clase obrera, a nuestro derecho a organización y a poder defendernos. Todas nuestras organizaciones sindicales y estudiantiles tienen que salir a la calle para que ningún ataque les salga gratis, que se traguen todos esos ataques de una vez por todas. Esta consigna la deben tomar todas las organizaciones al unísono: ¡Ningún ataque sin respuesta!
Hoy en día ha quedado totalmente demostrado que la política de pactos y del mal menor es nefasta para la clase obrera. Deben aprender a confiar en los trabajadores y la juventud porque el comentario de que “la gente no se mueve” ha quedado totalmente demostrado que es mentira, sobre todo con la última huelga general y el 15-M. Es necesaria ya otra huelga general, esta vez de 48 horas.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas