La lucha sirve

El pasado 3 de junio los trabajadores de las filiales HP Outsorcing y HP Consultoría y Servicios comenzaban una huelga indefinida ratificada en asamblea por un 89% de los asistentes. El ataque brutal que proponían estas compañías a través de una modificación sustancial de las condiciones de trabajo (MSCT), sumado a la previsión de más ataques en el futuro, tales como la deslocalización de la carga de trabajo mediante la subcontratación, provocaron que 2.100 trabajadores vieran amenazadas sus condiciones laborales y decidieran plantar cara y luchar por conservarlas junto a los representantes colectivos de los sindicatos CGT, CCOO, UGT y CSI.

La división de servicios de HP alcanzó una facturación de 25.000 millones de dólares a nivel global en 2012, y publicaron una previsión de crecimiento “moderado” de cerca de un 10% para 2013. Sin embargo, HP ha despedido en los últimos tres años, subiéndose al carro de la crisis, a 260 personas en todo el Estado y a 1.500 a nivel internacional (se prevén 5.500 a finales de 2014). La empresa arranca un poco más del yacimiento económico y de negocio que suponen los trabajadores para los explotadores, haciendo uso y abuso del chantaje y del miedo, e intentando convencer a sus empleados de que dichas medidas “responden a una necesidad real de adaptarnos a un escenario económico”, pero negándose a presentar las cuentas de 2012 sobre las que se basan para ejecutar su jugada. Un afán de lucro realmente despreciable que muestra de forma transparente las prioridades del sistema capitalista y sus verdugos.
Esta agresión con tintes de pura avaricia fue contestada de forma rotunda por los trabajadores con un seguimiento de la huelga cercano al 90%, e incluso del 100% en algunos centros de trabajo. Esto obligaba a la compañía, tras el cuarto día de huelga, a renunciar a una de las modificaciones: la bajada de salario a los empleados en un mínimo del 10%. Las muestras de apoyo y solidaridad llegaban de forma masiva. Una prueba palpable de ello fue el hashtag #ResistenciaHP, el cual llegó a ser Trending Topic mundial en Twitter.
Paralelamente a la dura lucha que llevaban a cabo los trabajadores de HP, la desesperación de managers y directivos se dejaba entrever. Se detectó la deriva ilegal del trabajo de los huelguistas a trabajadores de otras empresas del holding HP, aunque no se pudo demostrar debido a la necesidad de proteger la identidad de los trabajadores denunciantes. Fue en HP Customer Delivery Services donde se detectó dicha irregularidad, empresa fiscalmente independiente de HP pero no a nivel de repercusión de imagen y negocio.

La empresa obligada a hacer concesiones

El conflicto se prolongaba durante toda la semana en Madrid, Sant Cugat, Zaragoza, Oviedo, León y Sevilla con numerosas concentraciones tanto en los centros de trabajo como en los centros a los que presta servicio HP, además de decenas de asambleas de trabajadores y alguna que otra reunión poco fructífera con la empresa, que no hacía más que impulsar el enfrentamiento.
El jueves 6 de junio terminaba el plazo de consulta de la MSCT, por lo que el viernes 7 se realizaba una votación en asamblea para consultar la continuidad de la huelga, a la que asisten gerentes y altos cargos de la empresa a quienes se les permite votar y desvirtuar el verdadero ambiente que allí se había generado. Este error, sumado a la renuncia por parte de la representación sindical de asumir su papel de dirección, dio como resultado la desconvocatoria el lunes 10 de junio, habiéndose eliminado la reducción salarial, reducido el aumento de jornada y la jornada irregular en su máximo legal.
También se acordó, colectivamente, formar una asamblea permanente de trabajadores que tome decisiones y se coordine con trabajadores en lucha en otras empresas, lanzando el mensaje a la compañía de que, ante una nueva agresión, la respuesta será con la misma unidad y contundencia. De momento, el 8 de julio prescribe el convenio colectivo y dará comienzo una nueva negociación.
Esta huelga indefinida de HP se ha valorado muy positivamente por parte de los trabajadores, en especial por el sector de las Tecnologías Informáticas y de la Comunicación (TIC), sector al cual siempre le ha pesado fama de inmovilista. Se ha visto en la lucha de HP un ejemplo a seguir y una experiencia de la que aprender, porque se ha demostrado, una vez más, que la lucha sí sirve cuando se usan las herramientas de forma correcta, es decir, bajo el paraguas del conjunto de los trabajadores y rechazando abiertamente la lógica del capital.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas