A lo largo del mes de noviembre hubo múltiples novedades: el día 5 hubo una concentración de varios cientos de afiliados ante la Unión Comarcal, el 14 se celebró otra asamblea de afiliados, que nuevamente abarrotó el salón de actos de la Unión Comarcal. Asimismo, se inició una recogida de firmas pidiendo la dimisión de la secretaria general comarcal.
Por un lado, la dirección del sindicato está tomando represalias contra sindicalistas que participan en el encierro. Así, un delegado del Ministerio de Defensa fue destituido de su responsabilidad en el sindicato comarcal de Servicios a la Ciudadanía. Por otro, la liberación de una delegada de Eroski fue anulada por la Federación de Servicios, lo que le fue comunicado por burofax. Todo indica que otros seguirán sus pasos. La burocracia sindical recurre cada vez más a la excusa de la “falta de confianza” para arrinconar a todos aquellos que no se pliegan a sus órdenes, trasladando al sindicato un esquema propio de los empresarios.
Pero lo más relevante fue la apertura, por parte de la dirección de CCOO de Galicia, de un expediente a la otra abogada de la Unión Comarcal, que ya veremos como acaba, pero no se puede descartar que sea en el despido. Este expediente contribuye a dejar claro el fondo de todo este asunto: el intento de controlar políticamente la asesoría para que los abogados, en vez de guiarse por criterios profesionales, obedezcan las directrices de la burocracia sindical. La fórmula para conseguir esa obediencia es la sustitución de los abogados del sindicato por otros ligados a CCOO a través de un contrato mercantil, creando así una dependencia económica carente de derechos. O sea, algo parecido a lo que hacen las empresas cuando primero despiden trabajadores y después les proponen que sigan trabajando para ellas como “autónomos”, pero en este caso peor porque los abogados “externalizados” no son los mismos que había antes.
Pero no nos dejemos engañar: la dureza de la dirección de CCOO de Galicia es en realidad un síntoma de debilidad. Lo que debería hacerse ahora es convertir este encierro en un foco de rebelión interna en CCOO de toda Galicia, organizando por el resto de las comarcas una campaña informativa sobre las razones de este encierro y lo que se dilucida en esta lucha, sintonizando así con muchos afiliados del resto de Galicia que están hartos de las actitudes burocráticas de muchos dirigentes, para plantearles la realización de una movilización de protesta de ámbito gallego ante la sede del Sindicato Nacional de CCOO de Galicia.


Teoria Marxista

enlaceClasicos