A última hora de la noche del 27 de enero un pedido cursado por internet para una pizzería de La Felguera (Asturias) especificaba: “que no me lo traiga el repartidor de color”, en alusión a un trabajador de origen senegalés que trabaja en la misma. No es casualidad que este incidente ocurra pocas semanas después de que la organización fascista MSR comenzara en la cuenca del Nalón una campaña xenófoba y racista con el lema “Contra el racismo antiespañol” orientada a desviar la atención sobre los verdaderos responsables de la crisis, tratando de responsabilizar a los inmigrantes de la situación que padecemos el resto de los trabajadores.
Nada más recibir el pedido la reacción de los trabajadores fue unánime, negándose en rotundo a servir a este individuo y en solidaridad con el compañero atacado, pese a que el dueño del negocio intentó hacerles cambiar de opinión. Su actitud es la mejor respuesta a los energúmenos racistas y xenófobos que, al amparo de la crisis, pretenden extender su veneno entre los trabajadores, mientras ellos actúan como los perros de presa de los capitalistas.
No nos engañan: ¡Nativa o extranjera, la misma clase obrera!
¡Fuera los fascistas de los barrios obreros!


Teoria Marxista

enlaceClasicos