El actual gobierno tory-liberal encabezado por David Cameron, fiel seguidor del thatcherismo, acaba de aprobar nuevos recortes del gasto público por valor de 12.000 millones de libras (21.000 millones de euros), hace poco más de un año había impuesto los mayores recortes desde la Segunda Guerra Mundial, 81.000 millones de libras en cuatro años. En esta ocasión los recortes afectan a los sectores más desfavorecidos de la población, discapacitados, enfermos, madres solteras, población pobre, a la que se le racionan los alimentos que reciben a través de los cupones de comida. También se reducen las ayudas a la dependencia y se profundiza la privatización de la sanidad británica con la nueva Ley de Cuidado Sanitario y Social, según la cual, el “Estado ya no tiene el deber legal de proporcionar un servicio sanitario adecuado”. El gobierno admite abiertamente que debido a estos recortes en los próximos cinco años más de un millón de niños caerá en la pobreza, en un país en el que un tercio ya está en esa situación, el mayor nivel de pobreza infantil de la OCDE.
Mientras los trabajadores pagan el peso de la crisis, el gobierno aprueba la reducción de los tipos impositivos para las rentas más elevadas del 50 al 45%, lo mismo sucederá con los impuestos de las empresas. Se calcula que debido a esta medida el Estado dejará de ingresar 155.000 millones de libras. Con estas nuevas medidas el sector público perderá, sólo este año, 700.000 empleos; en total, de 2010 a 2018 se destruirán 1,1 millones de empleos públicos.
La medida más polémica es la aprobación del llamado “impuesto sobre dormitorio vacío”. A partir de su aplicación las 660.000 familias que viven en viviendas sociales tendrían que pagar 17 libras semanales por habitación vacía, una medida que empobrecerá aún más a las familias, se calcula que 50.000 tendrían que abandonar sus casas porque no podrán hacer frente al pago de dicho impuesto. Esta situación agravará el problema de los “sin techo”, que en los últimos dos años han aumentado un 23%.
Este mes se han celebrado elecciones parlamentarias en seis circunscripciones. En todas han ganado los laboristas, no por méritos propios, sino por el hundimiento que han sufrido tanto los tories como los liberales. Este último año hemos visto movilizaciones importantes como la histórica huelga del sector público u otras luchas como las del Metro de Londres o el profesorado. Sin duda, estas nuevas medidas de austeridad tendrán un efecto directo en el incremento de la lucha de clases en el próximo período.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas