Galería de fotos y vídeos

El pasado fin de semana y este lunes 28 de junio, se han celebrado en distintas ciudades del Estado las manifestaciones del Orgullo Crítico. Esta cita, que año tras año crece en participación y combatividad, se ha convertido en una fecha muy señalada en la lucha por los derechos LGTBI y para reivindicar un Orgullo combativo y de clase, libre del lucro, la hipocresía y la mercantilización de las grandes empresas.

En Barcelona, miles de personas salimos desde Plaça Universitat al grito de “nuestros derechos no son un debate”. Una movilización que además contó con la participación de Silvia Reyes, la histórica activista trans que encabezó la primera manifestación LGTBI en 1977 en la ciudad. En Gijón y Oviedo, centenares cantamos con fuerza contra la opresión y la transfobia; en Málaga y València levantamos nuestros puños exigiendo el fin de las agresiones y las palizas. En Madrid, un año más, el Orgullo Crítico juntó a más de 10.000 personas que llenamos el Paseo del Prado, Cibeles y la Gran Vía de miles de banderas LGTBI y trans, de pancartas y reivindicación. “Con Carmen Calvo no estamos a salvo”, “sin las personas trans no hay feminismo”, "la transfobia no es feminismo", “machismo y homofobia al basurero de la historia”, “aquí están los antifascistas”… fueron algunas de las consignas más cantadas.

Libres y Combativas e Izquierda Revolucionaria participamos en todas ellas, con nuestras pancartas, nuestras hojas denunciando la campaña tránsfoba desatada por la reacción y la ultraderecha, pero también por el PSOE y sectores del ‘feminismo’ institucional, con nuestros megáfonos y periódicos feministas de Libres y Combativas. Fue una inspiradora jornada de lucha donde volvimos a demostrar nuestra fuerza y recordamos que al colectivo LGTBI, quienes no sólo estamos oprimidos y oprimidas por ser gays, lesbianas, bisexuales o trans, sino por ser los hijos e hijas de clase obrera, nunca nadie nos ha regalado nada que no conquistáramos antes con nuestra lucha en las calles.

La Ley Trans, arrancada gracias a la lucha pero recortada vergonzosamente por el PSOE

Unas horas más tarde de que miles recorriéramos las plazas y calles de Madrid, el Consejo de Ministros ha aprobado la tramitación de la Ley Trans. Desde Libres y Combativas sabemos que si este texto ha sido debatido y aprobado ha sido única y exclusivamente fruto de la lucha incansable, de la determinación y valentía que las personas trans han llevado a cabo durante décadas.

Que hoy exista una ‘Ley Trans y de derechos LGTB’ es un paso adelante que abre un importante camino legal para poder iniciar una transición a una vida con derechos y dignidad, sin condiciones médicas, tratamientos o informes, sin testigos y sin tiempo de reflexión. La rabia con la que la derecha, la extrema derecha y la Iglesia han respondido a esta nueva legislación es el mejor reflejo del golpe tan tremendo que el colectivo LGTBI ha asestado a aquellos y aquellas que hacen gala del machismo, la homofobia y la transfobia.

Sin embargo, queremos denunciar –como están destacando la gran mayoría de organizaciones trans y del colectivo– el recorte tan salvaje que ha impuesto el PSOE en el borrador presentado por el Ministerio de Igualdad. El PSOE, con Carmen Calvo a la cabeza, no solo ha hecho todo lo posible para boicotear la ley, alentando un debate transfobo lleno de falsedades y mentiras, colocándose en alguna ocasión de facto al lado del PP y Vox, sino que también ha recortado el anteproyecto de ley que hoy se ha tramitado, que es muy insuficiente y deja fuera gran parte de las reivindicaciones trans.

El anteproyecto, fruto de las negociaciones entre los dos socios de Gobierno, es una fusión de la Ley Trans y la Ley LGTBI, lo que se ha traducido en un mazazo a los derechos trans: de 53 páginas sólo 3 hacen mención a las personas trans. Además, se menoscaba el derecho al cambio de nombre y sexo a las infancias trans, a las migrantes –que tampoco podrán ser beneficiarias respecto al nombre y sexo en los documentos administrativos que emite el Estado– y las personas no binarias, que representan casi un 5% de la población, no podrán ser reconocidas jurídicamente.

La lucha continua hasta conseguir una Ley Trans Integral

Hoy se ha dado un gran paso adelante en los derechos trans y LGTBI. Pero alegrarnos de esta conquista, no nos impide ver que la aprobación de esta ley –precisamente por todas las limitaciones que tienen las leyes y por el recorte impuesto por el PSOE– no es ninguna fórmula mágica para terminar con la opresión y la discriminación que las personas trans sufren en todos los ámbitos de su vida.

Por eso, como hasta ahora, la lucha debe continuar. Hasta que nadie quede atrás, hasta que todas y todos tengan reconocidos sus derechos y queden plasmados en el papel. Hay que tomar las calles para que de verdad salga adelante una Ley Trans Integral, para forzar a que se movilicen todos los recursos económicos, materiales y humanos que las personas trans y LGTBI necesitamos. Libres y Combativas, como feministas revolucionarias, siempre estaremos al lado de las justas y legítimas reivindicaciones del colectivo trans, en defensa de una vida digna y contra este sistema capitalista y patriarcal que nos condena a una vida de miseria y dolor.

Vuestra lucha es una inspiración. ¡Habrá Ley Trans Integral!