Descarga la hoja en PDF

Consulta aquí las concentraciones del 5 de julio

Samuel Luiz, un chico de 24 años de A Coruña, fue asesinado el pasado sábado al grito de “maricón de mierda”. Tras el primer puñetazo, un grupo de al menos cuatro personas siguieron pateándole en el suelo hasta que Samuel dejó de moverse. En este crimen homófobo ya hay cerca de 15 implicados –13 de ellos han sido detenidos–.

Desde Libres y Combativas, el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria queremos enviar toda nuestra solidaridad y apoyo a los familiares, amigos y conocidos de Samu. También a todas las personas que cada día son víctimas de la violencia fascista, machista y la homófoba. Estamos completamente determinados a impulsar la lucha para acabar con esta situación y evitar que este asesinato quede impune. Samuel, hermano, ¡nosotros no olvidamos!

La extrema derecha y el sistema son responsables. ¡Basta de LGTBIfobia!

Tras conocerse esta tragedia, las redes sociales se han llenado de miles de mensajes exigiendo justicia para Samuel. Su muerte ha conmocionado al colectivo LGTBI y al conjunto de la población. Especialmente tras un mes donde las agresiones, físicas y verbales, por nuestra orientación o identidad sexual han crecido dramáticamente –aunque como denuncia la Asociación Arcópoli, sólo se denuncian entre un 2% y 5% de los casos–.

No es ninguna casualidad. El discurso de la derecha y la extrema derecha del PP y Vox, de los grupos ultracatólicos y la Iglesia, cargando día sí día también contra nuestro colectivo, colocándonos en la diana, ha envalentonado a los sectores más reaccionarios que no dudan en atacar abiertamente nuestros derechos y nuestra integridad física y psicológica. Quieren retrotraernos a las cavernas del franquismo. Y lo hacen con la completa connivencia del sistema capitalista, del aparato del Estado, de la policía, jueces y fiscales que se hacen eco de este discurso y otorgan total impunidad a quienes nos atacan.

¡La propia policía y los medios de comunicación de la derecha siguen negando sin el menor pudor que la muerte de Samuel haya sido un asesinato homófobo! Qué vergüenza y qué retrato más fiel de lo que es el régimen podrido del 78.

Gobierno PSOE-UP: Exigimos juicio y castigo para los culpables

Esta escalada de violencia contra el colectivo LGTBI está sucediendo bajo el gobierno PSOE-UP. Hemos escuchado muchas declaraciones de ministros y ministras condenando la muerte de Samu. Pero, ¿qué está haciendo el gobierno de Pedro Sánchez para frenar esta ofensiva? Siguen negándose a depurar de fascistas, machistas y homófobos el aparato del Estado, la judicatura y la policía. El PSOE ha protagonizado además una campaña tránsfoba deplorable, situándose al lado de la derecha, de Vox y Hazte oir.

Por su parte, Unidas Podemos renuncia a la movilización en las calles mientras participan del gobierno que permite todo esto. Siguen sin tomar las medidas necesarias contra la impunidad de la que gozan los agresores fascistas, mantienen la ley Mordaza y se justifican argumentando que, aunque les gustaría, no pueden hacer otra cosa por sus limitadas fuerzas en el Parlamento. Pero, ¿desde cuándo los derechos se arrancan en los consejos de Ministros? ¡Todo lo que hemos logrado ha sido en la calle, con la lucha y la organización!

Ahora que finaliza el mes del Orgullo y tras la aprobación de la Ley Trans, se ha puesto de manifiesto una realidad innegable: a pesar de que nuestros derechos están reconocidos formalmente en las leyes, esto no significa que se respeten o que nuestra discriminación sea menor.

La única forma de que se cumplan es basándonos en nuestra propia fuerza y en la lucha organizada en las calles. ¡Basta de papel mojado! ¡Basta de declaraciones vacías! Sólo señalando y enfrentándonos a quienes se benefician de nuestra opresión, a quienes defienden este sistema criminal y jalean estas agresiones despreciables, podremos conquistar realmente nuestros derechos.

Exigimos juicio y castigo ejemplar para los asesinos de Samuel y para todos los fascistas, machistas y homófobos que protagonizan estos ataques salvajes y se protegen con la impunidad que les otorga el Estado.

Estas agresiones no nos frenarán. Al colectivo LGTBI, a los hijos e hijas de la clase trabajadora, nunca nadie nos ha regalado nada que no hayamos conquistado luchando antes. En memoria de Samuel y de tantos compañeros y compañeras que han perdido la vida, la lucha debe continuar hasta conseguir justicia y construir una sociedad socialista, libre de todo tipo de opresión, donde podamos ser lo que somos con total libertad.