Puedes adquirir tu ejemplar de este número de Marxismo Hoy en la LIBRERÍA ONLINE de la Fundación Federico Engels pinchando aquí. También puedes leer los artículos en los enlaces del siguiente listado:

• De la revolución argentina al proceso bolivariano. Nuevo periodo revolucionario en Latinoamérica

• La clase obrera derrota el golpe en Venezuela

• Perspectivas para la revolución argentina

• ¿Qué ha resuelto la intervención imperialista en Afganistán?

• El marxismo y la teoría de ‘ondas largas’

• ‘Vida y obra de Rosa Luxemburgo’, de Paul Frölich

• Los cuatro primeros años de la Internacional Comunista

Si entendemos que el marxismo es una visión amplia de la historia, los hechos acaecidos en EEUU el 11-S y sus consecuencias posteriores, unidos a la crisis económica que afecta al conjunto de la economía mundial, dibujan un panorama de cambios profundos en todos los terrenos. La inestabilidad económica, política, diplomática y los efectos de esta situación en la lucha de clases abren una perspectiva completamente diferente de la que se imaginaban los estrategas de la burguesía hace solo diez años.

La caída del estalinismo hizo sonar todas las campanas de la propaganda burguesa. La cancioncilla de un mundo feliz, democrático, próspero y fraterno, se repetía machaconamente en todos los medios de comunicación, en televisiones, periódicos y, por supuesto, en los foros más refinados del pensamiento político oficial. Como Marx señaló en más de una ocasión, es imposible que la burguesía comprenda las limitaciones de su sistema social. Creen sinceramente que el capitalismo es la culminación de la evolución histórica y del progreso de la civilización. Al fin y al cabo sus condiciones materiales les permiten crear un mundo construido por su visión particular de los hechos.

En cualquier caso, la euforia que embargó a la burguesía en estos últimos años tenía una base real. La caída de la URSS había suministrado munición de primera para la lucha contra las ideas del marxismo y del socialismo. En esta tarea las colaboraciones no faltaron, especialmente las de muchos líderes de la izquierda —entre los cuales destacaban algunos ex estalinistas de la línea dura—, que se prestaron con entusiasmo a cantar nuevas loas al sistema de la libre empresa. La coincidencia de esta agitación anticomunista con un periodo de crecimiento económico, especialmente en los EEUU y Europa, tuvo especial relevancia para impulsar el giro a la derecha en las direcciones de las organizaciones obreras y trasladar confusión y escepticismo a la clase trabajadora. Muchos habían creído a pies juntillas esta propaganda, incluso llegaban a teorizar sobre el fin de los ciclos económicos y de la lucha de clases. Pero la historia se ha revuelto contra ellos y ha colocado en su lugar a todos estos mercachifles del pensamiento único. 

Acontecimientos revolucionarios

La respuesta militar del imperialismo norteamericano a los atentados del 11 de septiembre ha sembrado más muerte, desolación, miseria e inestabilidad política, y tarde o temprano la factura que tendrá que pagar será mucho mayor. Por mucho que Bush se esfuerce en convencer a la opinión pública mundial de su cruzada contra el mal, en realidad el recurso permanente a la respuesta militar demuestra las dificultades del imperialismo para mantener bajo control la situación.

La crisis de sobreproducción que afecta al capitalismo, ha resituado la discusión sobre los efectos de la nuevas tecnologías e Internet en la economía mundial. La revolución constante de los medios de producción, la tecnología y la productividad del trabajo —que son señas de identidad del funcionamiento del capitalismo tal como Marx y Engels plantearon en El manifiesto comunista— no evitan el desarrollo de crisis periódicas. El calado y la profundidad de estas dependerán de diversos factores. En el caso de la actual, las tasas brutales de endeudamiento y la burbuja financiera pueden convertirla en la más extensa y profunda desde la Segunda Guerra Mundial. Lo que está claro es que las consecuencias en la lucha de clases están siendo tremendas.

Desde Latinoamérica, donde el proceso revolucionario en Argentina amenaza con extenderse a otros países, hasta Oriente Medio, donde las masas palestinas libran una heroica lucha contra la agresión imperialista de la burguesía israelí, todo el mundo está sacudido por una extrema inestabilidad política, diplomática y militar, que prepara el camino para la revolución y la contrarrevolución.

Desde las páginas de Marxismo Hoy queremos tratar algunos de los acontecimientos más relevantes del momento. Hemos dedicado este número en primer lugar a un extenso artículo sobre Latinoamérica, centrado obviamente en la revolución en Argentina y los acontecimientos de Venezuela. Para cualquier revolucionario estos hechos demuestran por sí solos todo el potencial de cambio social que ofrece la actual situación. Como complemento incluimos una aportación sobre las perspectivas para la revolución argentina y otra sobre el golpe de Estado contra Chávez y la postura de los marxistas.

También hemos incluido un trabajo sobre la guerra en Afganistán y las perspectivas después de la derrota del régimen talibán.

Completamos la revista con otros artículos de carácter teórico. El primero, escrito por nuestro camarada Alan Woods, aborda el debate sobre los ciclos económicos y sitúa la vieja polémica de las ondas largas desde una óptica marxista. Por otra parte, en el espacio dedicado a los escritos de los clásicos, publicamos un trabajo de Trotsky sobre los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista. Finalmente dedicamos la sección de crítica de libros a la magnífica obra de Paul Frölich sobre Rosa Luxemburgo.

Como siempre, queremos agradecer a nuestros lectores y colaboradores el apoyo que prestan a la Fundación Federico Engels, sin el cual sería imposible el desarrollo de nuestras actividades y publicaciones. En este sentido, en los próximos meses publicaremos la segunda edición de Razón y Revolución así como el trabajo de Alan Woods sobre la historia del bolchevismo, y estaremos presentes en las ferias del libro de Madrid y Barcelona donde esperamos vernos con todos nuestros camaradas y amigos.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas