La prepotencia del Partido Popular aprobando el Decreto-Ley un día después de la convocatoria de huelga general es una provocación totalmente calculada. Es una política a lo Thatcher y Berlusconi que busca destruir, literalmente, el movimiento sindic Eloy Val del Olmo

Editor de Ezker Marxista

periódico marxista distribuido en Euskadi

La prepotencia del Partido Popular aprobando el Decreto-Ley un día después de la convocatoria de huelga general es una provocación totalmente calculada. Es una política a lo Thatcher y Berlusconi que busca destruir, literalmente, el movimiento sindical organizado, recortar hasta el extremo los derechos laborales y democráticos. La experiencia británica es lo suficientemente gráfica como para tomarse esta lucha que ahora se inicia con absoluta seriedad. El gobierno del PP no está jugando a un Decreto Ley sólo. Todo un paquete de medidas anti-obreras va por detrás.

Sorprendentemente en estas circunstancias la dirección de ELA ha convocado huelga general un día diferente. "Sobran razones" es el eslogan que el sindicato mayoritario en Euskadi ha elegido para convocar junto con LAB una huelga general el día 19 de junio, un día antes que la convocada por UGT y Comisiones Obreras.

¿Nos libraríamos de estos ataques del PP si el gobierno vasco tuviese las competencias que reclama en desempleo? La burguesía está llevando los mismos ataques en EEUU, en Europa y América Latina. Este ataque responde a la crisis orgánica del capitalismo y a la necesidad que tienen de atacar a la clase obrera en todos los frentes. Esa es la razón de que el PNV, que ha aplaudido la convocatoria de un día diferente en Euskadi para la huelga general, siempre ha ido de la mano del PP en cuanto a ataques a los derechos sociales y laborales se refiere. ¿Acaso debemos recordar el informe que publicó ELA donde con todo lujo de detalles se exponía cómo la burguesía vasca había transferido más de 300.000 millones de pesetas de la clase obrera al capital y cómo los ataques se extendían en todos los frentes: recortes en el seguro de desempleo, sanidad, educación etc. La política laboral del Partido Popular no es diferente a la del PNV-EA. En Euskadi año tras año se han sucedido movilizaciones en el sector público los interinos, los trabajadores de Daewoo y otras empresas donde la esclavitud laboral venía de la mano del gobierno vasco. Un marco autónomo de relaciones laborales dividiría a los trabajadores a la hora de la lucha y sin embargo no nos libraría de tener que responder a los mismos ataques. La patronal vasca lo sabe.

Sobran razones para ir unidos a la huelga el día 20 ya que la convocatoria de huelga la víspera en Euskadi lejos de ser una "preparación" para la huelga del día 20, lo que producirá es una división en cada fábrica, centro o taller sobre qué convocatoria apoyar. Los trabajadores que apoyen el 20 serán los esquiroles el día 19 y los huelguistas del día 19 harán de esquiroles el 20. Los piquetes estarán divididos y no podrán tener la misma efectividad y los indecisos justificarán no apoyar ni la una ni la otra.

¿Acaso la dirección de ELA y LAB no han valorado la posibilidad de que las asambleas que deberían debatir cómo luchar contra los decretazos y los recortes del Partido Popular, acaben convirtiéndose en un cruce de acusaciones entre las propias centrales? ¿No han valorado que la división lejos de sumar fuerzas las resta? ¿Quién saldrá beneficiado de esta estrategia sino el gobierno de Aznar que es al que se pretende combatir?

La respuesta de la dirección de ELA y LAB es evidente: "Respetad el hecho diferencial vasco, apuntaos a la lucha por un marco autónomo de relaciones laborales para el País Vasco no convocando el 20 en Euskadi y se acabó la división". Sin embargo han tenido, desde el 21 de mayo del 1999, tres años para convocar una huelga general "por el marco autónomo"..., y se acuerdan de hacerlo ahora, la víspera del día 20.

Los marxistas defendemos unir los derechos sociales y los derechos democráticos que son una y la misma lucha. ¿Acaso no se puede luchar unidos a la clase trabajadora de todo el Estado contra el PP y añadir en Euskadi las reivindicaciones democrático-nacionales? Lo que nos exige la dirección de ELA y LAB es que nos separemos de la clase trabajadora de todo el Estado y apoyemos el "marco autónomo de relaciones laborales" que responde a la estrategia patronal del "divide y vencerás" para someternos a toda la clase trabajadora.

Un marco vasco de relaciones laborales es un salto atrás para la clase trabajadora un paso más como los que se han dado en las sucesivas contrarreformas laborales en la dirección de desregularlas, de debilitar y dividir el movimiento sindical, de ir progresivamente eliminando convenios de ámbito superior hasta lograr una mayor atomización de la negociación colectiva. Por ellos "negociarían" trabajador a trabajador, ese es el modelo del ultraliberalismo.

La experiencia demuestra que sólo unirnos en la lucha nos permite avanzar. Cuanto más amplio sea el "marco", mejor para conseguir las 35 horas semanales, etc. ¿Acaso no hemos visto la necesidad de unirnos a nivel europeo? ¿Acaso las manifestaciones antiglobalización no expresan la necesidad de unirnos a escala mundial incluso?

Y si de lo que se trata es de exigir a la dirección de CCOO y de UGT una política sindical de lucha, la mejor manera de hacerlo es garantizando el triunfo de la huelga general del día 20 y estando dispuestos a darle continuidad.

banner

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas