Lecciones de la lucha de los trabajadores de la limpieza de basuras de Salt (Girona)

Salvador Aranda, Tito

Sección sindical de CGT de MUSERSA

Después de cinco años de vigencia del último convenio colectivo, la reivindicación de los trabajadores de FCC (recogida de basuras de Salt) para este año era conseguir el convenio de los compañeros barrenderos de Girona. Ante la negativa de la empresa, comienzan una huelga indefinida el 13 de mayo.

Condiciones lamentables

Las condiciones en que trabajan estos compañeros están muy por debajo de los de la ciudad de al lado, lo cual es inaceptable pues también trabajan para FCC.

Les obligan a hacer horas extras que después no les pagan.

Cuando algún camión se avería (son un montón de chatarra) tienen que acabar la basura terminando tres o cuatro horas más tarde de su jornada, horas que tampoco les pagan, cargando así la poca inversión en vehículos sobre las espaldas de los trabajadores.

Contratos temporales en puestos estables que deberían ser indefinidos.

Contratos de media jornada, que suprimiendo horas extras pueden pasar a jornada completa.

Hay varios trabajadores que realizando el mismo trabajo cobran menos que los demás.

No existen condiciones de Seguridad e Higiene.

Etc., etc., etc.

Propuestas de CGT de MUSERSA

Los compañeros de la sección sindical de CGT de limpieza de la empresa MUSERSA fuimos a dar nuestro apoyo a la lucha por sus justas reivindicaciones. Fuimos bien recibidos por los trabajadores y por sus dirigentes sindicales.

Al principio íbamos a un solar vacío que hay al lado del centro de trabajo en donde tenían un fuego encendido y charlábamos de esto y de lo otro. Pasaron tres días, veíamos que faltaba organización y entonces decidimos contar las experiencias de nuestras luchas en MUSERSA y lanzar propuestas concretas, que por supuesto los compañeros son libres de rechazar o aceptar. Así hicimos un par de asambleas y explicamos cómo la victoria de nuestra lucha pasó por:

Ganar el apoyo de los ciudadanos uniendo nuestras mejoras laborales a un incremento de la plantilla para mejorar la limpieza.

La realización de asambleas para informar, consultar y valorar con los trabajadores las acciones que habíamos realizado y las que se proponían llevar a cabo.

El reparto de hojas informativas explicando a los ciudadanos nuestras reivindicaciones y que las molestias que ocasiona la huelga es responsabilidad de la empresa que no quiere reducir sus beneficios.

La unidad y participación de los trabajadores en comisiones de trabajo que se crearon. Además de esto, hablamos en la asamblea de la necesidad de extender la lucha a otras empresas con la perspectiva de un convenio de basuras de toda la provincia de Girona. Propusimos hacer una asamblea en MUSERSA y que asistieran trabajadores de Salt para explicar su lucha y pedir solidaridad.

Esta asamblea fue un éxito. Hubo varias intervenciones que destacaban que "por fin vamos a hacer algo, llevamos aquí tres días sin hacer nada, solo comiéndonos el tarro". Después de la asamblea el ambiente era de más compañerismo, los trabajadores empezaron a comentar otras luchas en las que habían participado, en la construcción, en un supermercado, en una huelga general etc., se sentían participativos y no meros obedecedores y es así como los trabajadores empezamos a tener confianza en nuestras propias fuerzas.

Con la intención de unificar la lucha, se hizo una asamblea en MUSERSA en la que se aprobaron dos propuestas: una, asistir a una manifestación y otra convocar un día de huelga en solidaridad con los compañeros.

La lucha sirve

Desde la sección sindical de CGT saludamos la victoria de los compañeros, que demuestra que la lucha sirve. Entre otras reivindicaciones han conseguido:

Duración cuatro años.

Incremento salarial del IPC más tres puntos, con una subida garantizada en cuatro años del 5%.

Se crea una paga en septiembre de 601 euros (100.000 pesetas) el primer año, 751,27 euros el segundo año, 793,34 en el tercero y 841,42 euros en el último.

Pasan a tener cuatro días para asuntos propios.

Una hora de reducción de jornada semanal cada año de vigencia hasta alcanzar las 35 horas semanales.

Un día más de vacaciones (34 días).

Los dirigentes de CCOO han jugado un papel de freno para conseguir más mejoras. Es inadmisible que intentaran agredir a compañeros que venían del comité de Girona a explicar sus propuestas y les calumniaran. Esto no conduce a nada, sino a dividir al movimiento obrero. También se equivocan cuando al finalizar la huelga (seis días) otorgan públicamente la victoria a la mediadora del conflicto en el Departamento de Trabajo.

Nosotros, desde la sección sindical de CGT de MUSERSA queremos dejar claro que la victoria es fruto única y exclusivamente de la magnifica lucha de los trabajadores de Salt.

banner

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas