¡MANOS FUERA DE VENEZUELA

El fin de semana pasado, 28 a 30 de mayo, se ha desarrollado el proceso a través del cual la oposición venezolana pretende que se vuelven a verificar las firmas recogidas para forzar la convocatoria de un referéndum revocatorio. En este proceso la oposición ha cometido varias irregularidades. La policía entró en varias oficinas del partido opositor Acción Democrática y encontró tarjetas de identificación falsificadas, además de material y panfletos incitando a la violencia. También ha habido varios casos de trabajadores despedidos y amenazados si no confirmaban sus firmas. Este fue el caso de 50 trabajadores de Coca Cola de la planta de Antimano en Caracas. La subsidiaria venezolana de Coca Cola es propiedad del magnate de los medios de comunicación y líder de la oposición Gustavo Cisneros.

Estas irregularidades llegan después de que la Comisión Electoral Nacional en febrero invalidara cientos de miles de firmas porque pertenecían a personas ya muertas, menores de edad o que los números de tarjeta de identificación no coincidían con los nombres.

La oposición venezolana ha demostrado una y otra vez su carácter antidemocrático. En abril de 2002 organizó un golpe militar contra el gobierno elegido democráticamente. En diciembre de 2002 pidió otro golpe y apoyó un largo sabotaje de la industria petrolera que duró sesenta días y que provocó pérdidas valorados en miles de millones de dólares. En febrero de 2004 organizó revueltas descritas por Amnistía Internacional como: “grupos de seguidores de la oposición levantando barricadas, utilizando piedras, cócteles molotov y cohetes de fuegos artificiales”. Más de ochenta dirigentes campesinos han sido asesinados en enfrentamientos por la reforma agraria, docenas de dirigentes sindicales y líderes populares han sido atacados o asesinados. A los líderes de la oposición no se les debería permitir andar libremente por las calles preparando el derrocamiento de un presidente democrático, deberían ser llevados a juicio y en carcelados por estos crímenes.

La oposición, el Centro Carter, la Organización de Estados Americanos, los medios de comunicación mundiales y la administración estadounidense están presionando al gobierno venezolano del presidente Hugo Chávez Frías para que convoque un referéndum revocatorio independientemente de que se hayan recogido o no las firmas necesarias. Esto es un escándalo, particularmente viniendo de la administración Bush que fue elegida en circunstancias dudosas, por decirlo de una forma suave, y que apoyó abiertamente el golpe militar de 2002 en Venezuela.

Nosotros rechazamos enérgicamente la presión internacional contra un gobierno y una revolución que han mejorado sustancialmente la sanidad y la educación, que ha comenzado un ambicioso programa de reforma agraria y que se ha opuesto a la privatización de los recursos naturales del país, en particular el petróleo. No es el momento de hacer concesiones a la oposición antidemocrática. Estos dirigentes de la oposición son responsables de violentas acciones antidemocráticas contra el gobierno elegido democráticamente, deben ser llevados a juicio y encarcelados para que paguen por sus crímenes. Expresamos una vez más nuestro más firme apoyo a la Revolución Bolivariana en Venezuela.

Por favor firmad esta resolución enviadla a la siguiente dirección: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas