Desde aquel fatídico día 22 de febrero en que la multinacional Delphi anuncia el cierre de su planta en Puerto Real, por mi cabeza se mezclaron muchos sentimientos a la vez, incredulidad, sorpresa, para pasar a la tristeza e indignación.

En quien primero pensé fue en mi familia, mi compañero y mi hermana que trabajaban allí, llevaban toda su vida, y supe que tenia que demostrarles y darles todo mi apoyo y luchar junto a [email protected]

Así, de forma espontánea, mientras que los trabajadores y trabajadoras aguardaban en la fábrica noticias y explicaciones, las mujeres afectadas en Puerto Real, nos reunimos esa tarde en la Plaza de Jesús, de forma espontánea, para pedir explicaciones al Alcalde de nuestro pueblo que ese día inauguraba de forma oficial las fiestas del Carnaval.

Así, a la mañana siguiente, nos dirigimos a la fabrica en señal de apoyo, y de esta forma empezó la lucha de las mujeres, que desde un principio tuvieron el convencimiento que el cierre no solo afectaba a los trabajadores y trabajadoras sino también a sus compañeras y compañeros, porque demandábamos el empleo en la bahía, el futuro de nuestros hijos, y por supuesto la continuación de la trayectoria laboral de nuestra parejas.

Es por eso, que la lucha conjunta solo tuvo un propósito y que fue gritado siempre en las movilizaciones que se hacían DELPHI NO SE CIERRA

Hubo grandes manifestaciones en que la ciudadanía de la bahía y de otras provincias nos mostraron su apoyo y solidaridad y una exitosa Huelga General, el Colectivo de Mujeres de Puerto Real, decidió echarse a la calle para también paralelamente exigir el cumplimento de los acuerdos adoptados en su día por Delphi y por que no se perdiera mas de 4000 puestos de trabajo.

En una ya tan castigada Bahía por el paro, la ciudadanía no dudo en solidarizarse y a su vez demandar empleo, nuestra querida Bahía se nos muere, una Bahía que siempre presumió por su industrialización, hoy la estamos convirtiendo en un retiro de los acaudalados, con tantos Hoteles y Campos de Golf, también necesarios, por supuesto, pero por ello la principal demanda de empleo en la misma son albañiles, [email protected] de pisos y [email protected], profesiones dignas, dignísimas, pero contratos temporales y en definitiva "contratos basura" o como hoy los llaman "contratos de servicios".

El Colectivo de Mujeres de Puerto Real decidió actuar contundentemente, de forma combativa ejercimos todo tipo de movilizaciones, estuvimos presentes siempre que había interpelaciones de algún partido político referente al conflicto de Delphi en el Parlamento Andaluz y nos manifestamos en todos los municipios de la provincia, reclamando, exigiendo que Delphi no cerrara.

Entre otras movilizaciones, una muy importante, y fue la recogida masiva de firmas de apoyo realizada por las mujeres y [email protected] trabajadores, para evitar el cierre de Delphi y exigiendo el cumplimento del Plan Industrial, la intervención directa de nuestro Presidente del Gobierno Central y la reindustrialización de una tan castigada Bahía de Cádiz por la crisis industrial.

El colectivo de mujeres y los estudiantes entregamos el pasado 23 de mayo en el Palacio de la Moncloa las 284.527 firmas recogidas en apoyo a los trabajadores así como la solicitud de la puesta en marcha de un Plan de Industrialización para la Bahía de Cádiz, para después dirigirnos al Congreso de los Diputados para registrar la entrega de firmas en la Moncloa.

Nadie de las cúpulas sindicales acudieron a acompañarnos, pero eso si, siempre, los estudiantes, parlamentarios de Izquierda Unida, algunos miembros de la dirección federal del PCE y varios sindicalistas de base estaban allí, y para nosotras fue suficiente.         

Podría explicar las barreras que obstaculizaron la lucha de estas mujeres pero que sin embargo no nos hizo retroceder, sino todo lo contrario no impulsaba más a defender lo que era nuestro, nuestra vida, el futuro de nuestros hijos y nuestros jóvenes.

Las mujeres tuvimos y seguimos teniendo el convencimiento que la capitalización de Delphi con dinero publico,  hubiera evitado el cierre de Delphi, por lo menos, hacer cumplir el Plan Industrial firmado por la multinacional.

La Junta tenia que haber invertido, como alternativa, a la producción de Delphi, para hacerla mas competitiva, y mientras diseñar un plan riguroso de atraer a la zona nuevos inversores.

Desgraciadamente Delphi cerró, ejerció la deslocalizacion y los poderes públicos a nuestro parecer no hicieron lo suficiente para evitarlo, es mas, CONDENO su actuación ante el conflicto, sobre todo a nuestro "querido" Antonio Fernández García, consejero de empleo de la Junta de Andalucía.

Para finalizar, y lo mas importante, Delphi cerro, pero no cerro la esperanza en las familias, y seguiremos adelante, el conflicto aunque no salga en prensa, esta en la calle y ahora luchamos y observamos con lupa que el protocolo firmado con la Junta se cumpla con toda la rigurosidad.

También comentar que la prensa jugo un papel nefasto en todo el conflicto, tanto la prensa escrita y visual, local y provincial, no apostaron por la clase obrera, sino por la clase política, y bombardearon a la población con titulares que nada tenían que ver con la realidad.

Vendieron el acuerdo alcanzado entre la multinacional, los sindicatos y la Junta como un éxito, cuando en definitiva, ha sido la derrota mas grande vivida en la Bahía, se perdieron mas de 4000 puestos de trabajo, el acuerdo votado por la mayoría, presentaba lagunas y poca claridad,

Por ello, los estudiantes y las mujeres, asesoradas por abogados, redactamos una nota informativa desvelando las irregularidades del acuerdo, para que [email protected] trabajadores tuvieran en su poder antes de tomar una decisión, pero la decisión ya estaba tomada, de eso se encargaron los lideres sindicales amenazando incluso a través de la prensa, que el voto tenia que ser SI porque si no, las consecuencias serian gravísimas.

Eso influyo negativamente en [email protected] trabajadores, y las mujeres ante eso no tenemos nada que decir, no lo compartimos pero no juzgamos su decisión, ellos estaban dentro, nosotras fuera, la situación vivida allí tenia que ser insoportable, angustiosa y quizás, el miedo, la inseguridad y la autoestima tan pisoteada gracias a los argumentos prepotentes y carentes de razonamientos de miembros sindicales, provocaron que no "tuvieran mas remedio" que optar por el SI.

Hoy, personalmente, nuestro objetivo es devolver la dignidad a estos trabajadores, verdaderas víctimas del terrorismo industrial al que fueron sometidos por Delphi, tienen que recuperar su autoestima, tienen que aprender a retomar la lucha y estoy segura, que junto con mis queridos estudiantes, lo conseguiremos.

En el Colectivo aprendí muchas cosas, sobre todo, me siento muy orgullosa de las mujeres que en el estaban, eran y siguen siendo la mayoría amas de casa (trabajo ya complicado) que no tenían ni idea de cómo encender un ordenador o filtrar las noticias que iban saliendo, y que de la noche a la mañana la necesidad, las hizo expertas en navegar por Internet, leían las noticias, sacaban sus conclusiones y lo mas importante, todas defendiendo con pasión el futuro de sus familias

Ahora intentamos retomar nuestras vidas, trastocadas durante estos últimos meses, intentamos recuperar el tiempo perdido, hubo que sacrificar cosas por el camino de la lucha, era inevitable, en mi caso, aparque a mi familia, a mis hijos, tan pequeños, pero tenia que hacerlo, la entrega tenia que ser al cien por cien, estoy segura, que aunque ahora no se den cuenta por su corta edad, mañana valoraran la actitud de sus padres y fomentara su educación basada en la solidaridad y la lucha por defender sus derechos, ahora intentamos tener esperanza, y mirar hacia delante, con optimismo pero sin bajar la guardia.

Por ultimo, y nos menos importante, sino todo lo contrario, el Sindicato de Estudiantes siempre estuvo ahí, con [email protected] trabajadores, con nosotras, a nuestro lado , a ellos, y especialmente a David y Manu, con los que me he relacionado mas, les agradeceré siempre la lección que me enseñaron, gracias a ellos recupere valores tan olvidados y perdidos, como la lucha, la unión, el compañerismo, la camaradería y tantos valores aparcados, quizás por culpa del conformismo de los años (aunque no penséis que soy muy mayor ¿eh?).

Mi agradecimiento a [email protected] los que estáis ahí, aunque no este físicamente, estoy con [email protected] con el corazón y en conciencia, contar conmigo, dentro de mis limitaciones, para lo que estiméis, aunque estoy segura que soy yo la que tengo que aprender de [email protected]

 

Que la fuerza y la salud nos acompañen siempre.

 

Un abrazo,

Elvira Moreno Regadera

Colectivo de Mujeres de Puerto Real.


Teoria Marxista

enlaceClasicos