La huelga en Asturias fue prácticamente total, más de un 90%. Las principales industrias (siderurgia, minería, naval, etc.) pararon y en sectores con mucha más dispersión y precariedad como el comercio o la hostelería el paro también fue altísimo a pLa huelga en Asturias fue prácticamente total, más de un 90%. Las principales industrias (siderurgia, minería, naval, etc.) pararon y en sectores con mucha más dispersión y precariedad como el comercio o la hostelería el paro también fue altísimo a pesar de las coacciones y presiones empresariales. La víspera de la huelga aparecía un comunicado público de la Unión de Comerciantes y Autónomos de Avilés y Comarca (UCAYC) llamando a no secundar el paro y a abrir los establecimientos. Del mismo modo, asociaciones de comerciantes de Oviedo afines al PP también llamaron a boicotear la huelga. Pero la realidad es que todos los intentos de la derecha y los empresarios de impedir mediante el chantaje, la coacción y la represión policial, el derecho a huelga de los trabajadores acabaron en un estrepitoso fracaso.

En varios supermercados y establecimientos comerciales las trabajadoras y trabajadores mostraban su satisfacción por la llegada del piquete. En Avilés, donde la presencia de los marxistas de El Militante en los piquetes fue muy destacada, el cierre fue total.

La presencia en los piquetes fue bastante nutrida en general pero especialmente en Gijón, donde el más numeroso, compuesto mayoritariamente por miembros de la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI), consiguió garantizar la huelga en el centro comercial Alcampo y otros establecimientos cuyos propietarios intentaban boicotear el paro. Este piquete, en el que participamos los compañeros de El Militante, fue estrechamente seguido por la policía y sufrió varias cargas policiales y la detención de varios compañeros, dos afiliados a la CSI y uno a USO, que tras la rápida actuación de los responsables del piquete fueron liberados.

En Gijón hubo una manifestación por la mañana convocada por los sindicatos minoritarios CSI y CGT (los demás sindicatos decidieron no convocar) a la que asistieron más de 10.000 trabajadores desbordando todas las previsiones.

Las manifestaciones multitudinarias

La manifestación se caracterizó por un ambiente muy combativo y la intervención más aplaudida fue la del secretario general de la CSI llamando a continuar la lucha después del 20-J y a mantener la unidad sindical basándose en la lucha y el fin de la política de negociación sin movilización de los últimos años.

Por la tarde más de 100.000 trabajadores llegados por sus medios particulares desde los distintos puntos de la región llenaron las calles de Oviedo respondiendo a la convocatoria unitaria de CCOO, UGT, USO, CSI y CGT y protagonizando la mayor demostración de fuerza de la clase obrera asturiana en los últimos años.

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas