LaLa Consejería de Educación, cual patronal, quiere aprobar un nuevo decreto de Derechos y Deberes del Alumnado saltándose la negociación con las organizaciones estudiantiles y los sindicatos. Este texto recoge los mayores ataques a nuestros derechos democráticos desde el franquismo.

La Consejería de Educación, cual patronal, quiere aprobar un nuevo decreto de Derechos y Deberes del Alumnado saltándose la negociación con las organizaciones estudiantiles y los sindicatos. Este texto recoge los mayores ataques a nuestros derechos democráticos desde el franquismo.

La actitud de la derecha vasca en este aspecto está siendo especialmente ruin, ya que está llevando a cabo los procedimientos para aprobar el decreto a espaldas de la comunidad educativa, a excepción de la patronal de la enseñanza, tanto católica como laica, que se están frotando las manos ante la perspectiva de recortar aún más nuestros derechos. En ningún momento Educación ha especificado las fechas que llevará el proceso de debate parlamentario respecto a este punto, ni tampoco la fecha en la que quieren someter a votación el mismo, pero mucho nos tememos que enero es el mes en el que quieren llevar a cabo todo esto.
Desde Ikasle Sindikatua hemos rechazado en todo momento el contenido del decreto, que quiere mutilar derechos básicos de los estudiantes como el de huelga, asociación, expresión o incluso nuestra libertad de vestir como nos venga en gana. A lo que hay que sumar los poderes dictatoriales que asumiría la figura del director, junto con un endurecimiento brutal de las sanciones. Por eso convocamos una jornada de lucha para el 28 de noviembre.
El principal problema al que nos enfrentamos es el absoluto desconocimiento de los estudiantes, al igual que muchos profesores y directores, que también desconocían el borrador del decreto, y que nos pedían que se lo fotocopiáramos para leerlo.
Otro gran problema ha sido poder dirigirnos a los estudiantes de los centros concertados (en Álava, el 53% del total), ya que las direcciones han sido abiertamente hostiles a nuestros compañeros, echándoles del centro e impidiéndoles hablar con los representantes estudiantiles. Aún así, han sido estos estudiantes de la concertada los que más activos se mostraban, debido a que llevan años sufriendo en sus carnes la represión, así como la obligación de matricularse en ellos por la falta de plazas en la pública.
Pese a los problemas en los centros, y a la obligación de movilizar en solitario debido a la negativa de Ikasle Abertzaleak de llevar a cabo acciones respecto a estos ataques, nos hemos volcado en que la mayoría de los estudiantes conocieran el verdadero calado del ataque y discutirlo en las diferentes asambleas que se han organizado. El objetivo se ha cubierto, con un importante paro en los institutos el 28 de noviembre y la concentración en Vitoria.Tras el día 28 seguiremos intentando aunar fuerzas, y que tanto Ikasle Abertzaleak como los sindicatos se unan a una gran movilización que desemboque en una huelga general en enseñanza en defensa de la educación pública en la comunidad, y denunciando el nefasto papel que la dirección de Ezker Batua está desempeñando, gobernando junto con la derecha, el PNV y EA, y guardando un lamentable mutismo ante esta situación.

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas