893,4 millones de euros, es decir, la friolera de 148.649 millones de Pta. Este es el dato que El País publica con fecha 28 de febrero de 2002 sobre el beneficio neto de la empresa más rentable del Grupo Telefónica: Telefónica Móviles, que ha logrado(Miembro del Comité Intercentros por CCOO

Telefónica Móviles)

893,4 millones de euros, es decir, la friolera de 148.649 millones de Pta. Este es el dato que El País publica con fecha 28 de febrero de 2002 sobre el beneficio neto de la empresa más rentable del Grupo Telefónica: Telefónica Móviles, que ha logrado incrementar su beneficio en un 51,8% y que representa ya el 68,1 % de los ingresos del grupo, que ascienden a 8.411 millones de euros.

Con estos escalofriantes beneficios, nadie podría imaginar que actualmente la empresa más rentable del grupo está intentando escamotearle diez millones de pesetas a sus trabajadores.

En el mes de abril del año pasado se firmaba el III Convenio Colectivo de Telefónica Móviles España, TME, en el que no se conseguía ninguna subida salarial, a parte del IPC. Sin embargo, obtuvimos una retribución variable denominada Paga de Productividad, que consistía en que todos los trabajadores recibiríamos al cierre del ejercicio una cantidad lineal por igual, que podría oscilar entre las 60.000 y las 240.000 Ptas., dependiendo siempre del tanto por ciento de productividad conseguido por la empresa, claro está con el esfuerzo de sus trabajadores.

Llegado el cierre del ejercicio del año 2001, se nos comunicó a los trabajadores que los ratios de productividad se habían superado con creces y que por tanto nos correspondería el importe máximo de la paga, pero la empresa se encargó rápidamente de amargarnos el dulce. A finales de enero de 2002, manifestaba su intención de descontar de la paga los días de trabajo no efectivo, es decir, los días de baja por enfermedad común, pero este dato no aparecía en ninguna cláusula del Convenio.

A la empresa le preocupa bastante el aumento del índice de absentismo que actualmente se encuentra en el 1,78% y con esta medida, su única intención es penalizar al trabajador que no produce sin importarle el motivo. Esto lo han dejado bien claro despidiendo por baja productividad a 6 personas (algunos sin que se les hubiera dado todavía el alta) por haber estado enfermos, en la mayoría de los casos, víctimas de los propios ritmos de producción y de las condiciones de trabajo.

La empresa comunicó a los trabajadores por medio de los sindicatos que haría efectivo el pago a mediados de febrero, a pesar de que dispone hasta el 30 de abril para hacerlo. Intentó llegar a un acuerdo con la representación legal de los trabajadores para implantar esta medida y finalmente los sindicatos decidieron no firmar. Los trabajadores todavía no hemos cobrado y la pregunta del millón es ¿cuándo cobramos? Aunque también nos preocupa otra pregunta ¿cómo cobraremos? Si no se abona la paga íntegra se incumplirá el III Convenio Colectivo y los sindicatos se verán obligados a denunciarlo.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas