Goizalde es parte de una empresa privada —ASER— que hace servicios de asistencia social. Somos 19 trabajadores en este centro, es una empresa bastante fuerte a nivel estatal, con presencia en Logroño, Madrid, Valladolid, Vitoria... como concesionariaAna, trabajadora despedida

Goizalde es parte de una empresa privada —ASER— que hace servicios de asistencia social. Somos 19 trabajadores en este centro, es una empresa bastante fuerte a nivel estatal, con presencia en Logroño, Madrid, Valladolid, Vitoria... como concesionaria de servicios públicos.

Nuestro centro es de grandes minusválidos físicos y psíquicos, empezó hace dos años y este es el segundo conflicto colectivo. El primero porque no pagaban, ni festivos, ni pluses, ni nada.

Este año tienen cien millones de presupuesto a pesar de que incumple el pliego de condiciones, ha reducido personal y jornadas de trabajo, ha hecho contratos ilegales desde el principio, ha habido irregularidades en las contrataciones...

La primera lucha la empezamos a primeros de mayo de 2001 y firmamos un acuerdo en diciembre de aquel año, el problema es que incumplen los acuerdos, se dejaron flecos por atar pero como la delegada sindical pasó a ser coordinadora sin dejar de ser delegada, se dejaron de hacer reuniones para un seguimiento de los acuerdos. Se han dado situaciones donde, por mala organización, una trabajadora se ha visto obligada a trabajar 24 horas seguidas. Ante nuestras quejas nos han respondido que nos estamos metiendo donde no nos llaman. Los recortes en el presupuesto se notan en la falta de toallas por ejemplo, habiendo tenido que secar a los usuarios con sábanas. Se ha dado el caso de dar a los usuarios alimentos que no están en buenas condiciones, que tienen la fecha de consumo preferente caducada.

Cuando hemos intentado comenzar a hablar de las irregularidades en la empresa han despedido a una compañera que era la representante de todos nosotros, que era la portavoz de las reivindicaciones de todos los trabajadores y por ello consideramos el despido de la compañera como una agresión a todos los trabajadores y trabajadoras. Ana fue despedida el 21 de mayo por ser la portavoz de todos los trabajadores. Han buscado excusas para tratar de justificar un despido cuyo único motivo es haber denunciado la situación laboral en que nos encontramos todos.

Cuando se produjo el despido, hicimos paros de dos horas por la mañana como una medida de presión a la empresa, que nos amenazó con posibles despidos y llamándonos negligentes. Hemos repartido hojas a la opinión pública, nos hemos concentrado con pancartas frente al centro de trabajo y a la Diputación de Alava que es quien contrata el servicio. Hemos tenido todo el apoyo del juntero de IU José Vicente Cos y ahora vamos a llevar a cabo varias jornadas de huelga de 24 horas del 26 al 28 de junio. La empresa está cerrada en banda, no quiere negociar, tras dicha huelga si no hay respuesta positiva y no se readmite a la compañera volveremos a hacer una asamblea y decidiremos nuevas medidas de presión, pero tenemos muy claro que vamos a llevar esta lucha hasta el final. Tenemos el apoyo de los familiares de los usuarios que están pidiendo al diputado de Bienestar Social de la Diputación que solucione de una vez esta situación.

Detrás de este conflicto está por un lado la política de privatización de los servicios públicos impulsada por el Partido Popular tanto en la Diputación de Álava como en el Ayuntamiento de Vitoria con el apoyo del gobierno del PP, convirtiendo la asistencia social en un negocio para desalmados que no dudan en recortar los gastos al mínimo para obtener beneficios. Ante la protesta de los trabajadores su respuesta es la represión y el despido para intentar callarnos. Esta lucha es la lucha de toda la clase trabajadora por el derecho a servicios públicos de calidad, contra la precariedad en el empleo, por los derechos sindicales y contra el despido libre.

Tenemos el apoyo de otros centros sanitarios como Txagorritxu, del Comité Intercentros y también del delegado del Hospital. Estamos intentando recabar el apoyo de toda la clase trabajadora, vamos a sacar una hoja a los delegados sindicales de todas las centrales y una buena forma de apoyarnos sería mandando un fax de protesta.

Solidarízate.

Envía un FAX exigiendo la readmisión de la compañera despedida a:

ASER, 91 344 06 59

y una copia del mismo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas