De nuevo los trabajadores y trabajadoras sanitarios están en lucha para conseguir un trabajo digno y fijo. Han transcurrido más de doce años desde que, tras 43 días de huelga en Vall d´Hebron, se conquistó este derecho, pero bajo el capitalismo no haDe nuevo los trabajadores y trabajadoras sanitarios están en lucha para conseguir un trabajo digno y fijo. Han transcurrido más de doce años desde que, tras 43 días de huelga en Vall d´Hebron, se conquistó este derecho, pero bajo el capitalismo no hay ninguna conquista duradera. Ahora, como entonces, más de 12.000 trabajadores tienen contratos eventuales o interinos, lo que supone un trato laboral discriminatorio en cuanto a horarios, retribuciones e inseguridad en el trabajo.

Por eso, hace más de once meses que están desarrollando una intensa campaña de movilizaciones para exigir una convocatoria por méritos y obtener una plaza fija. Llevan más de 40 días, desde el 20 de noviembre, encerrados en el hall del Hospital General Vall d´Hebron. Durante estos días se han recogido más de 20.000 firmas de los usuarios y han recibido el apoyo de centenares de compañeros y compañeras de otros hospitales y CAPS.

Para los que con mayor o menor intensidad hemos vivido estas navidades con los encerrados, supone una experiencia solidaria e inolvidable. En ninguna lucha están todos los que son, aunque en definitiva se beneficien todos, pero esto fue así en 1990 y será ahora en el 2003. También ahora como entonces sólo un sindicato, la CGT, está apoyando a los interinos y luchando no sólo contra la administración sino también contra las burocracias sindicales que se sientan en la mesa sectorial de la Sanidad. Con su pasividad están perjudicando a los eventuales y favoreciendo los intereses del ICS.

Si bien es cierto que en ésta, como en todas las luchas, se están cometiendo errores y hay deficiencias inevitables (rompen los platos quienes los friegan), también es verdad que sólo desde las mesas de negociación no se ayuda a los intereses los trabajadores y trabajadoras, se pierde perspectiva del movimiento real y en ocasiones se les traiciona: Acuerdo para la Función Pública y Pacto sobre el Modelo Retributivo, entre otros ejemplos.

Sea cual sea el resultado de este encierro se deberá ver como un paso adelante, como una lucha ejemplar por su participación, pero para conseguir la convocatoria por méritos será fundamental e imprescindible un método correcto, con la pertinente organización y extensión de la reivindicación, creando comités de apoyo en otros centros, lo que permitirá más tarde o temprano, una ocupación estable y digna.

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas